Este Padre Fue A Recoger A Su Hija De 6 Años A La Escuela. Pero Antes De Entrar, Se Tiró Agua Por Sus Pantalones

Cada vez que un padre recibe una llamada de la escuela de su hijo en la mitad del día, no suele discutir una situación positiva. La suposición, justo cuando los padres toman el teléfono, es que algo serio y probablemente negativo ocurrió que necesita acción parental inmediata.

Connie Merrell Sowards recibió una llamada de la escuela con respecto a su hija de 6 años, Valerie. Afortunadamente, la niña no estaba gravemente herida o enferma.



Sin embargo, su hija estaba completamente avergonzada. Necesitaba ser recogida del jardín de infantes porque se había mojado los pantalones.

Connie llamó a su marido, Ben Sowards, para darle la noticia y pedirle que él la recoja. Sowards era el hombre adecuado para el trabajo porque sabía exactamente cómo animar a su hija.

Se sentía terrible sabiendo que estaba sentada en la escuela con pantalones húmedos mientras lloraba de vergüenza. Así que decidió hacerla sentirse un poco menos sola.

Se tiró un poco de agua en sus propios pantalones. Cuando entró en la oficina de la escuela, le pidió a su hija que le prestara su mochila para poder ocultar sus propios pantalones húmedos.

Valerie dejó felizmente la mochila a su padre mientras se reía. Su estado de ánimo cambió completamente una vez que vio a su padre con un par de pantalones húmedos.

Sowards dijo a The Huffington Post, “Pero, una vez que vio mis pantalones, conseguí esa mirada de ella diciéndome sabía que todo estaba bien. Todos los padre saben de lo que estoy hablando. Y salimos de la escuela como si nada estuviera sucediendo.”

Sowards tiene mucha experiencia animando a sus hijos como padre de once. La familia recientemente adoptó cuatro de sus hijos.



Su hija mayor, Lucinda, se rió con amor de su padre en Twitter, donde la historia recibió más atención de lo que la familia esperaba. Ella compartió fotos adorables de su padre y su hermana y escribió: “Mi pequeña hermana tuvo un accidente hoy en el jardín de infantes y así es como mi padre se fue a recogerla para que ella no se sintiera tan triste / avergonzada”.

Ya sea haciendo que su hija se sienta mejor tirándose agua en sus propios pantalones o ferozmente abogando por la adopción de huérfanos, Sowards es un padre lleno de humor y compasión. ¡Muy bien hecho Sowards!